Instituciones tan prestigiosas como la Asociación Americana de Medicina, a través de su publicación más conocida – JAMA (del inglés Journal of the American Medical Association), afirman la conveniencia de utilizar suplementos nutricionales para prácticamente todo el mundo (Fletcher et al. 2002).

A pesar de ello, seguimos viendo y escuchando a profesionales desfasados y arcaicos que ‘ningunean’ el valor terapéutico de los suplementos nutricionales.

Son tratamienos compelementarios (no alternativos) que ayudan a superar problemas como, por ejemplo, la úlcera de estómago. La úlcera de estómago dejó de ser considerada únicamente como una afección de origen nervioso, descubriéndose que, entre sus causas, la presencia de la bacteria Helicobacter Pylori tiene gran relación con la aparición de este tipo de lesiones. Sigue leyendo