Latest Entries »

pasear perros

Somos, el género humano, tan soberbios e intransigentes que concebimos nuestra existencia de un solo modo: todo lo que nos molesta lo eliminamos de nuestro entorno. Y lo hacemos sin mirar las consecuencias. Unas veces lo hacemos parapetados en la entelequia del progreso y otras, sin más, porque somos la especie elegida. Y todas las demás deben vivir bajo nuestra dictadura.

Estas líneas van dedicadas a esos especímenes, que hacen de la intolerancia con el resto su modo de vida habitual y que se reclaman con no sé que derecho divino para imponer no se qué tipo de reglas universales y que abundan en las grandes ciudades: los enemigos de las mascotas. Y no me refiero a quienes padecen un miedo patológico ante nuestros pequeños sino a  aquellos, a menudo vecinos, para quienes representan una forma asquerosilla de vida.

Pues bien, a esa subespecie la Ciencia les augura una vida más triste, aburrida, llena de complicaciones de salud y a tener una apariencia más decrépita y una vejez mucho más vieja. Sí, como lo están leyendo. Proyectar nuestro cariño y atención hacia un perro o cualquier otro animal de compañía no solo nos ayuda a superar problemas sino que nos hacen parecer más jóvenes, de cuerpo y de alma.

De entrada, destinar parte de nuestro tiempo a cuidar a un peludo es una de las mejores armas para combatir el sedentarismo. Resulta mucho más eficaz como fórmula para hacer ejercicio la obligación de sacarlos a pasear que cualquier propósito de acudir al gimnasio todos los días. Y no vamos a abundar ahora en los beneficios que nos aporta a la salud ese extra de movimiento. Tan sólo un hecho… es un factor que reduce el estrés y la ansiedad.

Pero además, esa interacción con el mundo perro —por ejemplo— resulta un ingrediente fundamental para estimular la convivencia con el resto de los mortales; es decir, actúa como una magnífica prevención para evitar el aislamiento y con él la depresión.

Y si les parece poco, súmenle otro dato. Ocuparnos y preocuparnos por alguien que no seamos nosotros mismos nos ayuda a tomar decisiones —ejercitar la mente— y a superar problemas.

La guinda del pastel, según una investigación publicada en Preventive Medicine, coloca a nuestros mejores amigos como una más que aceptable fórmula de juventud. El estudio subraya que las personas con perro son más activas, tienen menos problemas de salud mental —ansiedad y depresión— …y parecen más jóvenes.  Y eso redunda en nuestra calidad de vida. Por eso recomienda a los jubilados, en particular, a hacerse con una mascota.

No pretendo con estos argumentos convencer a nadie. Al fin y al cabo, ya sabemos que a los amargados no les gusta el azúcar.

Laura Castillo Casi, enfermera y periodista

 

riñon

Tener una buena base de datos estadísticos y realizar cruces entre varias variables —por muy estrambóticos que parezcan— proporciona en ocasiones buenos réditos para la Ciencia en forma de soluciones para determinados problemas, en especial de salud.

Tomemos por ejemplo dos datos por separado. El primero, que año a año, fruto del cambio climático, aumentan las temperaturas y se acorta la diferencia entre las estaciones. El segundo dato es relativo a la evolución de las personas que padecen de cálculos en el riñón. Unámoslos y la resultante es que se puede incrementar el número de pacientes que sufre esta patología en un 20% en los próximos años. View full article »

crimen

Los aficionados a las películas y series de suspense saben bien que huesos y dientes son un buen hilo para tirar de la madeja y desentrañar los crímenes. En Paleontología en particular y en todas las disciplinas que estudian la prehistoria en general, resultan vitales.

Y no solo para la datación, sino porque estos fósiles contienen innumerable información que permite reconstruir con altos grados de fiabilidad lo que ocurría hace miles de millones de años. Nuestras líneas de hoy no llegan quizá tan lejos, pero sí hacemos un viaje en el tiempo de un puñado de años.
View full article »

 

volver de la muerte

Saber que padeces una enfermedad incurable y que te congelen hasta que se descubra la medicina o técnica para curarte forma parte de las leyendas urbanas más extendidas y deseadas. En su momento, la criogenia era la respuesta a ese interrogante y con ella se alimentaron mitos como que Walt Disney no murió realmente y que pacientemente espera hibernando a que se encuentre la solución a su mal.

Sin llegar a tanto ni con la intención de provocar debates estériles, no hace mucho hemos leído que un grupo de científicos norteamericanos son capaces de mantener un cuerpo varias horas en estado de animación suspendida. En palabras que todos entendamos, hacer revivir un cuerpo sin vida. No es la leyenda de la criogenización, pero sí la de mantenernos un tiempo razonable sin vida mientras que se reparan las lesiones (por ejemplo, tras un accidente, donde los minutos juegan un papel fundamental para salvarle la vida al lesionado).
View full article »

corredor

Los efectos terapéuticos de la música siguen sorprendiéndonos. Cada día se descubren nuevos elementos beneficiosos de acompasar nuestra existencia al ritmo de unos acordes. Si es de los que practican deporte y dedican parte de su tiempo a los entrenamientos en solitario, seguro que es de los que añaden a los gadgets propios de la actividad un iPod para reforzar su voluntad de hacer ejercicio.

Escuchar música hace que ese tiempo se haga más corto y nos permite abstraernos de algo tan monótono y molesto como es el correr 12 kilómetros al día. También desde hace tiempo se incorporó a las rutinas de los gimnasios. Y no solo nos referimos a las clases de aerobic, sino a las bandas sonoras con las que nos obsequian la mayoría de los centros deportivos para hacer más llevadero el esfuerzo o relajarnos. View full article »

 

caricia

Reconozco que me encanta que me hagan caricias… sentir ese dulce hormigueo que recorre el cuerpo cuando alguien me roza con los dedos. Traviesa que es una, también practico ese noble arte y de cuando en cuando hago lo que no me gusta a mí: intensificar el grado de caricia en determinadas zonas para provocar la sonrisa, la risa y una sensación que no siempre resulta placentera: las cosquillas.

Si no lo convertimos en suplicio, las cosquillas son una reacción que se traduce en risa y por lo tanto en felicidad. Y ya sabemos que la risoterapia es una terapia que no viene mal aplicarla de cuando en cuando a nuestras vidas. Que todo lo que nos elimine ansiedad se traduce en calidad de vida.
View full article »

Fórmula-viagem-perfeita

Normalmente, cuando viajo, me limito a reservar unos pasajes y dejar luego que el azar sea el que marque el destino de las vacaciones. Como mucho, hago acopio de libros de viajes —no confundir con las guías turísticas al uso— con la intención de cotejar mis impresiones con las que en su día tuvieron esos ilustres viajeros —Lord Byron o Gerard Brennan, por ejemplo— de los lugares que tengo intención de conocer.

De regreso a casa, siempre surgen los peros o esos “… si lo llego a saber, qué pena”. Vamos, que nunca acabas con la sensación de haber hecho algo redondo. Así que este año, como desgraciadamente me iré tarde de vacaciones, además de buscar ofertas por la Red me propuse buscar desde otros ángulos y me topé por casualidad con la afirmación de que existe una fórmula que garantiza unas vacaciones completas. View full article »

Buscarse la vida

buscarse la vida

En momentos de crisis se impone una máxima: buscarse la vida. Es decir, darle a la cabeza para encontrar alternativas que nos permitan sobrevivir. Aunque parezca algo moderno, lo cierto es que este concepto es tan antiguo como la propia existencia y forma parte de los mecanismos evolutivos de la supervivencia.

Este mecanismo no es ajeno al resto de las especies, digamos que forma parte de un patrón universal de los seres vivos. Lo que resulta curioso, y en este momento es donde incorporamos los adjetivos científicos, es que fruto de esta actividad algunas especies lograr un desarrollo que estimula el cerebro y su capacidad cognitiva. View full article »

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces las relaciones sexuales no resultan placenteras. No nos queremos parecer a ninguna campaña publicitaria de ningún producto, pero ¿quién no ha pasado alguna vez por una experiencia desagradable en forma de irritación o incluso dolor cuando hemos practicado el sexo?

Si eliminamos todo el romanticismo e incluso lo puramente sexual, lo del coito se puede reducir a su expresión más simple: una cuestión de fricción de dos cuerpos. Y ya sabemos que en física o la mecánica, el roce —provocado por la aspereza, la piel, o la fuerza en que se produzca— es sinónimo de desgaste o de calentamiento. Y eso se acaba traduciendo en dolor.
View full article »

IMG_3154

Los niños de ahora, la verdad es que dan asco de lo listos que son. Te llegan a sacar de quicio con su grado de conocimiento, posiblemente fruto de su cultura digital. El caso es que cuando me topo con un grupo de canijos cuando paseo por el parque con mi Kalúa y se acercan para jugar con ella —o para incordiarla, porque sus aviesas intenciones siempre resultan un misterio indescifrable— siempre destaca del grupo algún inocentón que pregunta por su raza y otro, no tanto, que se apresta a vomitar una retahíla de posibles tipos en los que clasificarla. Pastor alemán y belga se llevan la palma.

¡Y me da una rabiaaaa! Porque a su edad, mis amigas y yo, las que no teníamos miedo o mania a los peludos, a lo más que llegábamos era a identificar a unas pocas especies y, en el mejor de los casos esperábamos a que soltara un bostezo para ejercitar una suerte de malabarismos y mirarles el paladar.  El paladar es el protagonista de este post. Seguro que muchos de ustedes han escuchado o leído que si el canido lo tiene negro estamos ante un perro con pedigrí mientras que si en su interior la boca muestra otras tonalidades se trata de un mestizo. Vamos, un chucho. View full article »

%d personas les gusta esto: